Préstamo con aval hipotecario

Publicado en: actualidad

Es posible conseguir un préstamo con aval hipotecario 

 

Muchas empresas, y también particulares, se plantean avalar un préstamo con una propiedad, especialmente cuando las entidades financieras no quieren conceder ningún tipo de crédito por motivos de riesgo. 

 

Generalmente, se plantea esta solución financiera cuando se atraviesa alguna necesidad económica difícil y se requiere una inyección de capital puntual para conseguir liquidez o para solucionar alguna deuda urgente como puede ser una deuda tributaria o un embargo.

 

Cuando ocurre esta situación en la que los bancos deniegan el crédito para obtener liquidez, la mejor opción es recurrir rápidamente a un especialista en financiación privada para pedir información sobre un préstamo con garantía hipotecaria o un préstamo con el aval de una propiedad. 

 

¿Qué es un préstamo con aval hipotecario?

Los préstamos con aval hipotecario son préstamos en que se utiliza una propiedad como garantía para avalar una operación en caso de impago.

 

Para poder entender bien este tipo préstamo, hay que comprender qué significa un aval. Un aval, en éste tipo de préstamo, es el bien que sirve de garantía ante el prestamista inmobiliario en el caso de que la empresa o particular que ha recibido la financiación no devuelva las cuotas y cubra la deuda pendiente. 

 

Ésta propiedad que se utilizará como aval no necesariamente tiene que ser una vivienda; también puede ser:

  • Un local comercial
  • Una nave
  • Un terreno
  • Una promoción inmobiliaria

 

Además, pueden utilizarse varias propiedades para avalar la operación, no necesariamente tiene que ser exclusivamente una por préstamo.

 

También hay que saber que no hay que confundir con el préstamo hipotecario, que explicábamos en un post anterior. La finalidad del préstamo hipotecario es para comprar una vivienda, mientras que el préstamo con aval hipotecario, o el préstamo con garantía hipotecaria, la finalidad es indiferente. El destino final del préstamo puede ser cualquiera y se utiliza para lo que se desee.

 

¿Para qué se suele utilizar?

Los motivos más comunes por los que se recurre a un préstamo con aval hipotecario son los siguientes:

  • Conseguir liquidez. Por si la empresa tiene que hacer algún pago urgente o se necesita salir de un momento crítico puntual.
  • Pagar deudas. Por ejemplo, si tenemos que cancelar una orden de embargo o pagar un tributo rápidamente.
  • Reunificar deudas. Si tenemos muchas deudas con diferentes acreedores y queremos reducirlo todo a una sola cuota y pagar menos en total; si se tiene una propiedad libre de cargas, o con muy pocas, se puede conseguir.
  • Para herencias. Si se necesita pagar el impuesto de sucesiones y donaciones para aceptar la herencia de un inmueble, se puede utilizar el propio inmueble heredado como la garantía.

 

Estos son los motivos más comunes pero, como hemos dicho anteriormente, los préstamos con aval hipotecario no tienen una única finalidad. Se puede utilizar para lo que se desee.

 

financiación privada

 

¿Cuánto se puede conseguir?

El importe máximo que se podrá conseguir con un préstamo con garantía hipotecaria ronda el 40% – 50% del valor de tasación de la propiedad y restando la hipoteca pendiente y las demás otras cargas que estén sobre el inmueble.

 

Aunque con éste préstamo sea la forma más rápida para conseguir financiación, y la más accesible, el valor de tasación de la propiedad y las cargas adheridas a ésta, como si por ejemplo queda hipoteca por pagar, marcarán el importe que se puede conseguir con un préstamo con aval hipotecario.

 

Además, cada entidad de financiación privada establece unos requisitos, la mayoría son comunes, como por ejemplo tener solvencia económica para poder devolver el préstamo. Si no se tiene solvencia a corto plazo, también puede devolver el préstamo a largo plazo realizando las carencias necesarias, si la finalidad es la venta de algún inmueble o proyecto inmobiliario.

 

Beneficios de los préstamos con aval hipotecario

Los préstamos con aval hipotecario parecen muy restrictivos, pero es un tipo de préstamo muy recurrente por las empresas y particulares que poseen propiedades y no tienen liquidez. De hecho, es de los créditos más utilizados en todo el mundo y, tal y como vimos en el post de financiación alternativa, es una fuente de financiación que en un futuro será más utilizada en España.

El préstamo con aval hipotecario o los préstamos con garantía hipotecaria es la forma más fácil, rápida y accesible para conseguir financiación.  De hecho, si se dispone de propiedad sin hipoteca los requisitos son sencillos y el proceso para conseguir el dinero puede tardar pocos días, en comparación con los préstamos bancarios que se puede demorar semanas.

Además, hay que tener en cuenta que es la única opción de conseguir financiación en situaciones económicas complicadas.

 

crédito privado

 

¿Cómo conseguir un préstamo con aval hipotecario?

Para acceder a un crédito con aval hipotecario es necesario acudir al capital privado, o la financiación privada, a través de un prestamista inmobiliario.

Es muy importante remarcar que hay que trabajar con empresas financieras que estén reguladas por el Banco de España y que cumplan con toda la legalidad, tal y como indicamos en nuestra página web, en el apartado de legalidad.

 

A las financieras de capital privado no les importa el objetivo del préstamo ni el estado de morosidad del cliente. Para iniciar la operación, lo más importante es el valor de la propiedad que avala la operación, la ubicación y que tenga las menores cargas posibles. Si se cumplen estos requisitos se podrá estudiar la viabilidad de la operación y se podrá conceder el préstamo con la mayor brevedad posible.

 

En resumen, éstos son los principales requisitos para acceder a un préstamo con aval hipotecario:

  • Ser mayor de edad.
  • Aportar una propiedad, ya sea personal, de un familiar o un conocido. 
  • Ésta propiedad tiene que tener las mínimas cargas posibles.
  • Realizar una tasación de la propiedad y poder analizar la nota simple.
  • En caso de una empresa, se solicitará los informes oportunos.

 

Diferencia entre aval hipotecario y garantía hipotecaria

Una garantía hipotecaria se realiza sobre tu propio patrimonio, mientras que en un aval hipotecario puede intervenir una tercera persona que responda por ti ante la entidad financiera. El aval es la persona que se responsabiliza de hacer frente a la deuda en caso de que no se realicen los pagos acordados previamente.

Si se quiere más información y se quiere profundizar más en qué es un préstamo con garantía hipotecaria, se puede acceder a nuestro post.

6 Comentarios. Dejar nuevo

  • Necesito 6000 euros y no puedo conseguirlo tengo un piso que tiene hipoteca me podían informar

    Responder
    • Buenos días Álvaro,

      lamentablemente no podemos ayudarte; el importe mínimo es de 20.000€. Si quieres más información, siempre puedes llamar a tu oficina más cercana y un agente te explicará bien las condiciones.

      Esperamos poder ayudarte en otra ocasión.

      Un cordial saludo

      Responder
  • Necesito urgentemente un préstamo d 6000 euros.tengo una propiedad como aval. Se pueden poner en contacto conmigo lo antes posible.620906378

    Responder
    • Buenos días María Isabel,

      sólo estudiamos operaciones financieras a partir de 20.000€. Pero al indicar que dispone de una propiedad como aval, nos pondremos en contacto con usted para solicitar más información.

      Hasta ahora

      Responder
  • Buenas necesitaría , 38000 euros tengo varias propiedades en el mismo edificio en una zona turística de unos 5000 habitantes . Me podrían informar un poco .

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SOLICITA TU PRÉSTAMO

Menú